Olatz Gómez Llorens 963851615

Marcar la diferencia

En muchas ocasiones nos parece que tenemos que hacer algo muy grande para marcar la diferencia, nos parece que lo que hacemos en nuestro día a día no tiene sentido o no es lo suficientemente importante o valido…

El siguiente cuento sufí explica como cualquier acto, realizado desde la convicción, marca la diferencia

 

Érase una vez un escritor que vivía en una playa tranquila, junto a una colonia de pescadores. Todas las mañanas, temprano, paseaba por la costanera para inspirarse y de tarde se quedaba en casa escribiendo. Un día, caminando por la orilla en la playa, vio una figura que parecía danzar. Al aproximarse, observo a un joven agarrando estrellas de mar en la arena y, una a una, arrojarlas de vuelta al océano.

– Por qué estás haciendo esto? -pregunto el escritor.

– No lo ves? -dijo el joven- La marea esta baja y el sol está brillando. Si las dejo en la arena, se secarán al sol y morirán.

– Muchacho, existen miles de kilómetros de playa en este mundo y cientos de miles de estrellas de mar desparramadas a lo largo de ellos. Qué diferencia hace? Tú devuelves algunas al mar, pero la mayoría morirá de cualquier forma.

El joven tomó una estrella más de la arena y la arrojó de vuelta al océano. Miró al escritor y dijo:

– Para esa, yo hice la diferencia.

Aquella noche el escritor no logró dormir; tampoco pudo escribir.

Por la mañana fue a la playa, aguardó al joven y junto con él comenzó a devolver las estrellas al mar.

 

Os deseo que este 2019 esté lleno de acciones que marquen la diferencia!!!

Escribe un comentario