Olatz Gómez Llorens 963851615

Principio de autosuperación

El 29 de enero de este recién comenzado 2018, se me ha permitido publicar el siguiente texto, que sale del corazón y que es un buen ejemplo de autoconocimiento y principio de autosuperación, ante las adversidades personales e inherentes a la vida. Estoy absolutamente convencida de que saldrá airosa y con nuevas perspectivas (con las estrategias que adquirirá en su proceso terapéutico), y que la vida se le abrirá como un horizonte donde podrá volar libre.

Este es el texto, y si se me permite, habrá una segunda parte donde poder valorar esa superación.

Cada vez más creo que no le doy ningún tipo de valor a mi palabra, he intentado ser capaz de volver a crear eso que me quitaste cuando te fuiste, lo cierto es que siempre ha seguido ahí, siempre lo he tenido yo, y aún así, aún dándome cuenta de la fuerza que podía llegar a tener, aún estando bajo mínimos e intentarlo una y otra vez, sigues estando ahí, te sigo abriendo las puertas sabiendo que vas a entrar y que vas a volver a arrasarlo todo, vas a volver a destrozarme de nuevo, porque lo sé, porque siempre has tenido ahí mi mano, y aun sabiendo que eras fuego y que me estoy quemando no la aparto.

Me doy miedo, no se que puede pasar esta vez, porque sí, porque cada vez que ocurre es diferente, cada vez que te vas o que vuelves, me afecta de manera diferente, pero siempre a mal. Ahora mismo me debato entre lo que debo y lo que quiero..

¿Sabes qué ocurre?: Que no te quiero, te he querido, pero no, NO TE QUIERO, eres simplemente un mero salvavidas que me saca a flote una y otra vez de lo que podría ser un naufragio conmigo misma, la cuerda de huida para no quedarme a solas conmigo.

Y sí, dos meses sin ti, pero dos meses en los que he buscado desesperadamente a alguien o algo que hiciese ese trabajo, esconderme de mí, han sido amigos, ha sido familia, han sido canciones, películas, incluso alcohol; y a pesar de todo sigo pensando que nadie consigue hacer eso como tú. No te engañes, te repito: no te quiero, pero como ya te he intentado explicar, eres mi vía de escape y aún jodiéndome yo, sé que te sigo necesitando, solo hasta que encuentre a alguien que lo haga mejor que tú.

Irene M.

Seguro que llegarás a no necesitar escapar más!!!

GRACIAS a tod@s por vuestras aportaciones y enseñanzas

Olatz

Escribe un comentario